sábado, 19 de diciembre de 2009

Regalo en una botella



"El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma."
Aldoux Huxley

Me fascina este hombre. "La isla" es un maravilloso libro que se ha quedado a vivir dentro de mí, y del que ya di cuenta por aquí, pero hoy traigo a Huxley a mi prado por esta maravillosas palabras que llevo rumiando desde hace unos días.
Llegaron a mí dentro de una botella verde que flotaba por el mar, justo el día en que yo pensaba que alguien a quien conozco le estaba sucediendo esto.
Las he rumiado, a ellas y el modo en que llegaron a mí, y he decidido lanzar más frases de Huxley en botellas. Me apetece devolver al mar la espuma que me produce leerle y, si hay suerte, que alguien reciba un regalo. A mí me encantó recibirlo, ¡y eso que tuve que mojarme hasta las rodillas en esta gélidas aguas! Botas, calcetines y pantalones fuera, y ... correr, para no quedarme helada mientas me secaba. Al llegar al coche agradecí la calefacción con orientación a los pies, como nunca. :-)
Pondré la dirección de este blog a ver si alguien las encuentra y me lo cuenta. Para mí fue todo un regalo que agradezco a un escueto nombre, Luis, que un siete, del siete del dos mil siete, lanzó tanta belleza y sabiduría al mar.

13 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

La Isla es uno de los libros que no pude leer.
Desde la segunda página, formaba, una parte muy reciente de mi vida y lo cerré.

Sobre algo de lo que has puesto en Aquí, me gustaría que leyeras el blog de Giovanni y más concretamente todos sus escritos sobre su amigo Kees.
Son siete. Empieza desde el primero, por favor. Es alucinante y emotivo.

un beso

Elvira dijo...

No sé si lo que nos cuentas es simbólico o te ocurrió así, de forma literal. Pero es muy bonito, la frase muy buena, y yo he recogido el regalo.

Gracias, Chusa!! Besos sin miedo

Sra de Zafón dijo...

Lo he hecho, Aquí, y me ha removido emociones y racionalizaciones muy cercanas, que vuelven a traer a mi corazón la convicción de que si algo así sucede en mi futuro ,elegiré el día para irme.
Me ha encantdao al ataud pintado por los niños.
Hermosas personas hacen hermosas vidas y hermosas despedidas.
Gracias por tu visita y por tu regalo.

Sra de Zafón dijo...

Ocurrido tal cual, el miércoles pasado durante un paseo junto al mar. Llevaba cámara pero...no tenía betería.
La botella flotaba junto a unas rocas. intenté acercarla con un palo y vi que la perdía así que...me descalé, me quité los pantalones y ...casi me muero del frio, jajajajajaa. Pero valió la pena.

Aquí me quedaré... dijo...

Dice mi coti-perra que si nos vas a contar lo que ponía el mensaje.
Y por favor, hazlo antes de que se ponga en marcha mi imaginación

¿ Una historia de amores locos?
¿ un desenfreno?
¿ Las letras de una hipoteca?

*Ahora en serio y sobre lo del amigo de Giovanni...
Aquí no es legal, no se podría hacera una despedida tan cálida y tierna.Una pena.

Besos a las dos.
Es decir a Elvira y a tí.

Lo aclaro no vaya a ser que uno es para la vaca ( risas)

Sra de Zafón dijo...

El mensaje es la frase de Huxley
:-) jajajajajaa. Tendré que resaltar el texto. Ay qué risa que me da.

Besos

Aquí me quedaré... dijo...

Así está más claro.

Una vez envié un mensaje en una botella. En vez de tirarlo al mar la tiré a un río, el que había.

Ay, la que se montó.

Luego si tengo tiempo la escribo.

Sra de Zafón dijo...

Cuenta, cuenta... que suena muy bien. :-)

Eli dijo...

Hola, Chusa.
Después de tanto tiempo creo que tu botella con su mensaje ha llegado al menos a un destino.

Volveré por aquí a saludarte más a menudo.

Besos...

Lenka dijo...

Mi padre, marino retirado, lanzó muchas botellas al mar desde distintos puntos del globo, con mensajes tipo: "Un abrazo enorme desde el Pacífico en una tarde preciosa de sol. Que seas muy feliz y te acompañe la suerte en todo cuanto emprendas".

Cosas así, con la fecha y su firma. No sé cuántas llegaría a tirar, pero sé que una llegó a una playita de México. Aún las tienen los que la encontraron, en su pequeño restaurante junto al mar. No es un sitio muy turístico, pero tras recibir una llamada entusiasta de los receptores, mi padre no paró hasta plantarse allí y conocer a aquella familia de pescadores con su casa de comidas que aún tienen la botella expuesta en lugar de honor, y que le recibieron como si le conocieran de siempre.

Quizá los números de teléfono y los mails le resten romanticismo a la cosa, pero a veces es hermoso lo pequeño que se ha vuelto el mundo y de qué curiosas maneras puedes decubrir a un amigo en la otra punta del mundo, alguien que de otro modo jamás habrías conocido y al que te une una bella y singular historia.

Precioso lo que te ha pasado, Chusa. Siempre quise lanzar mi propia botella. Tengo que animarme.

Elvira dijo...

Paso a dejarte mis felicitaciones aquí, en tu prado. Te deseo lo mejor de lo mejor, y agradezco tu amistad y tu cariño durante todo el año 2009.

Mil besos, guapa!!!

Sra de Zafón dijo...

Que historia la de tu padre, no me digas que no es maravilloso ser tan loco como para tirar mensajes al mar, o como para recogerlos y ponerlos en un lugar de honor. Ser tan loco como para disfrutar de cosas tan sencillas e ilusionantes como recibir el cálido mensaje de alguien que no conoces de nada y que un buen día quiso conocerte, porque yo creo que todo aquel que lanza uno, alberga la esperanza de que alguien lo encuentre. Aunque "mi Luis" no hay dejado rastro para poder llegar a él.

Para mí ni el mail, ni los blogs restan ningún romanticismo, porque pienso que el romanticismos sigue estando dentro de nosotros.

Muchos besos, Lenka, creo que mi postal de Navidad te va a gustar
:-)

Sra de Zafón dijo...

Elvira, preciosidad, espero que el 2010 nos deje estar más cerca.

Besos, luego me paso por tu garden.