viernes, 20 de agosto de 2010

Vacaciones efímeras

Cuando las aguas bajan...
la tierra florece. 
Cuando las lágrimas cesan
 el corazón ... (ésto os lo dejo a vosotros)












He estado en un lugar donde las aguas de un pantano anegan la tierra en invierno.

Un lugar donde de  la tierra mana agua fría y agua caliente. 

Un lugar donde las voces de la historia sobreviven colgadas del vapor y  la niebla .

 Allí encontré esta alfombra. 

También había una alfombra gigantesca de manzanilla y menta.






Por la noche sumergida en las caldas,  
bajo la luz de la luna y las estrellas
me  sentí ...





...¡¡¡dentro de una inmensa infusión  :-)
Fue maravilloso!!!!

17 comentarios:

marce dijo...

Un lugar donde las voces de la historia sobreviven colgadas del vapor y la niebla . Me ha encantado esta frase.
Cuando las aguas bajan la tierras florecen , cuando las lágrimas cesan el corazón bombea fuerte el lento caminar entre la tierra tapizada del poleo menta, el pan de cuco que el agua estacional deja.

un abrazo.

Sonix dijo...

Qué precioso lugar, me ha encantado, sobre todo lo de las caldas, me gustan mucho esas cosas. ^^
Lo de la rima te lo dejo a ti, yo completaría los bonitos versos con alguna cosa horrible y lo arruinaría. Casi mejor que no.
Un beso!

Elvira dijo...

Cuando las aguas bajan...
la tierra florece.
Cuando las lágrimas cesan
el corazón ... descansa

Espero que hayas descansado y disfrutado mucho, vaquiña.

¡Qué curiosa la flor que creció en el antiguo lecho del pantano!

Besos de madrugá

Sra de Zafón dijo...

Buenas noches a los tres.

Marce, como siempre encuentro tus palabras cargadas de sabiduría y belleza. Me ha encantado como has finalizado mi pretensión poética. Escribes muy bien.
Pan de cuco...es precioso ver el suelo tapizado con él.

Sonix, las caldas son uno de los placeres más sencillos y baratos, al menos estas de Ourense que están al aire libre y son de uso público. Una delicia.
la rima seguro que la harías muy bien, aunque el tema terminase en la cosa horrible...:-)
Un beso

Elvira, hoy para ti, por tu cumpleblog, sólo me salen besos y más besos de cariño y agradecimiento.

El corazón descansa...¡y tanto que descansa! es como ese instante justo después de una buena tormenta.
Cuando mis lágrimas cesan siempre... me entra el sueño.
:-)
He descansado sí y también disfrutado pero en este sitio estuve muy poco tiempo, me hubiera gustado disfrutarlo un poco más, pero bueno...ya te contaré.

Besos a los tres.

Ofelia dijo...

Hoy es un día de calma uterina, hoy puedo conectar con las aguas calientes para nacer de nuevo.

Procuro venir a Austria cada mes de febrero, y sumergirme en las aguas termales mientras la nieve cae y cubre mi cabello. Siento la más absoluta felicidad. ¿Has visto la película Baraka? La primera escena. Igual.

Besos y paz**

Sra de Zafón dijo...

Igual. Aunque siempre me he preguntado cómo harán para no enfriarse cuando salen, porque yo llevo mal lo del pelo mojado cuando cesa la protección del agua caliente y de nuevo me lo envuelve el frío de la nieve. en mi casa me dicen que, para lo silvestre que soy, me sobra melena :-)

Calma uterina, a ese estado se van mis células para recuperar la capacidad de renacer en paz, mi corazón lo sabe y lo busca.


Autria,Chequia, Ourense, Pontevedra...
La tierra amniótica y generosa ofreciéndonos su aliento y nosotros...

Besos de vapor de calda.

Sí es lo que parece dijo...

...el corazón late más fuerte...

Me gusta ese lugar en el que estuviste, deseo perderme a ratitos en esas caldas y reposar feliz en el lecho de menta y manzanilla...casi casi me llega ya el olor.

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Qué bien tenerte de vuelta, Sies!
Ahora tengo que encontrar un huequito para agradecerte el premio y repartirlo con los amigos.

Las caldas de Ourense me tienen enamorada. Las hay en Pontevedra, y también se está muy bien, pero no están a cielo abierto, ni llega a ellas el olor del poleo y la manzanilla. Supongo que si hubiese ido en otra época no me encontraría el prado así de aromátizado pero como pienso repetir ya os iré contando como lo encuentro.

Besos

marce dijo...

Gracias por tus hermosas palabras, me estimulan mucho y manan sabiduría.


Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Tus fotos y tus textos me parecen altamente sugeridores. Dejas a cada lector la tarea de imaginar todo cuanto no dices, de rumiar la belleza en imágenes y en letras que les ofreces.
Los lugares que muestras son de ensueño. Lo de la infusión me ha encantado. Adoro las infusiones, el té con menta o hierbabuena, por ejemplo.

Sra de Zafón dijo...

Hola Marce, no te pido en matrimonio porque ya pedí a Ofelia y me la quedaré para el resto de mis días :-)
Me gusta mucho lo que me hace sentir entrar a tu blog, ya te lo he contado en tu última entrada, pero, como bien sabe Elvira, como soy tan "expansiva" seguro que te lo seguiré contando cada vez que abra tu ventana y encuentre algo que me conmueva.

Besos de buenas noches!

Sra de Zafón dijo...

Bienvenida Rosa, colega de reposo en la prosa :-)

Para mi escribir es tocar con las teclas el centro de mi universo sensitivo, es, además de una necesidad, el reposo de la guerrera que llevo dentro.
Me voy a tu blog a dejar mis palabras prendidas sobre tus redes y corchos.

Besos agradecidos

Mercedes González dijo...

... el corazón remansa.

Nunca he tenido ese placer de sentirme inmersa en una infusión cálida y olorosa bajo la bóveda celeste, pero lo que sí tengo es el placer de leerte e imaginármelo. Gracias.

Besitos cálidos

enric batiste dijo...

Cuando las aguas bajan...
la tierra florece.
Cuando las lágrimas cesan
el corazón se estremece...

Hay personas a las que les gusta bañarse en una infusión de lágrimas solubles; y disolver y disolver...

Sra de Zafón dijo...

Pues es un placer saber que procuro placer imaginativo :-)
Un beso grande,Mercedes, con ganas de volver a meterme en la infusión.
(Tenemos una nube encima que nos está librando de la ola de calor y además de dar muuuuuucho gusto invita al agua caliente)

Sra de Zafón dijo...

Ay Enric,a mí a veces me encantaría poder disolverme de ese modo tan relajante y vaciante :-) pero siempre me quedo muy al principio, ni siquiera a la mitad.
Mis conexiones neuronales de la risa y el llanto están un poco averiadas...
Poco me dura el llanto por más que me duela la vida. Es triste, no saber estar triste, no te creas, porque nunca acabas de disolver...

Un placer tenerte por aquí.

Besos

Sra de Zafón dijo...

A todos os doy las gracias por completar mi intento poético. Ha ganado tanto que os volveré a tentar.

Besos